Crónica de una Obsesión Infinita

Era agosto de 2013 cuando me encontré con una ciudad un poco más que colorida. Esperaba en la estación de metro cuando noté puntos rosas, verdes, azules, amarillos… estaban pegados en los barandales, paredes y basureros. Junto había un banner que anunciaba la exposición Obsesión Infinita de Yayoi Kusama.

La muestra había iniciado su recorrido unos meses antes en el Museo de Arte Latinoamericano (MALBA) en Buenos Aires. Todo mundo hablaba de ella y yo tenía que verla. Sigue leyendo